Ánimo y protección para la vuelta.

Aspademis quiere acompañaros en estos momentos de sentimientos contradictorios; difíciles, eso sí, pero felices por la mejora poco a poco de la situación. Aunque no debemos bajar la guardia, día a día  vamos a ir retomando la “nueva normalidad”, y es importante que mantengamos la seguridad y que nos ocupemos de estar mentalmente fuertes y sanos;  así  la vuelta será un reto que nos resultará algo más fácil de llevar. 

Son muchas las informaciones que nos llegan, las dudas, los miedos…; por eso, queremos transmitir toda nuestra energía, ya que sabemos que si nos mantenemos unidos y cooperamos, entre todos venceremos esta situación tan complicada. 

La “nueva normalidad” es una incertidumbre que debemos ir asimilando poco a poco y, como todo en esta vida, no podemos dejar que nos ganen el miedo y la obsesión; para ello, el equipo profesional de Aspademis se pone a vuestra disposición y os brinda algunos consejos para alcanzar el mayor bienestar posible. 

Es importante no saturarnos de informaciones que no sean oficiales y contrastadas; para ello, debemos ceñirnos a las recomendaciones estrictamente establecidas por los organismos pertinentes. No es bueno sobreexponerse y obsesionarse con temores desmesurados. Como siempre hemos dicho los que vivimos junto al mar,  debemos  tenerle respeto, no miedo. El miedo nos debilita y nos paraliza, y eso es lo contrario a lo que tenemos que conseguir: una salud física y mental entera y fuerte. 

Es fundamental no pensar más allá del día a día, escuchar al propio cuerpo, conocer nuestros límites. No existe la  prisa. Pensemos de forma positiva que lo peor ha pasado y no nos infravaloremos anticipando el “no puedo”, porque hemos podido y podremos con todo. 

Vamos a establecer objetivos poco a poco, sin forzar la máquina en exceso. Si tememos algo, nos acercaremos de manera progresiva hasta alcanzar la habituación de la que nos creíamos incapaces al iniciar el confinamiento. Nadie hubiese podido imaginar el poder que llevamos dentro, la capacidad de adaptarnos que tenemos,  la fortaleza que hemos ido mostrando todos y cada uno de nosotros; por ello, no creas a los fantasmas que te puedan rodear y que te intentan convencer de que no serás capaz: CONFÍA EN TI.

Toda actividad que se vaya retomando se hará de forma gradual, progresiva, necesitamos tiempo de asimilación y habituación. Evitemos espacios donde adelantamos que habrá mucha gente, espacios en los que nos cueste mantener la distancia de seguridad, esencial en este proceso. 

Seamos solidarios con el otro, utilicemos mascarilla, controlemos impulsos de acercamiento, cultivemos la paciencia para volver a abrazar, a besar, a disfrutar de cerca: solo queda el último tramo.

Debemos ser conscientes de la capacidad que tenemos de afrontar las situaciones difíciles. Nadie creería lo que hemos vivido, si nos lo hubieran contado hace unos meses; aun así, lo hemos hecho como campeones. 

Centrémonos en el presente, no nos anticipemos ni nos hagamos preguntas del tipo “¿qué pasará?”. Disfrutemos de los pequeños momentos y , sobre todo, demos gracias por todo aquello positivo que hemos descubierto en nosotros mismos y en los que nos han rodeado. 

Aspademis quiere destacar la solidaridad, la entrega en el trabajo, el amor que  ha crecido en la distancia, la fuerza de los más vulnerables, la energía que hemos desprendido y recibido desde cada balcón, con cada aplauso y cada sonrisa de vecinos y amigos en la distancia. 

 

¡¡ÁNIMO Y FUERZA!!

QUE SOLO NOS QUEDA EL ÚLTIMO TRAMO. 

SIGAMOS DESPRENDIENDO AMOR PORQUE, ASÍ, TODO SABE MEJOR. 

Al pie del cañón

Son tantas sensaciones contradictorias las que se unen en estos momentos que resulta complicado no sólo describirlas, sino también decantarse

La carta de Belén

¡Hola, familias! Hoy queremos traeros algo muy especial: queremos presentaros y abriros el corazón de una de nuestras chicas más